15 CUESTIONES CLAVE SOBRE EL ALCOHOL

  1. ¿Qué es el alcohol?

    Nombre común del compuesto químico llamado etanol, el alcohol se consume con bebidas como cerveza, vinos, licor, whisky, ginebra, ron y otros. Muy soluble en agua, no lo es tanto en grasas. Su estructura molecular se compone de carbono, hidrógeno y oxígeno.
  2. ¿Se puede incluir al alcohol en el grupo de las drogas?

    Hablar de alcohol como droga o “alcohol y otras drogas” es, además de falso, contraproducente en términos de los esfuerzos de prevención de las drogodependencias.
    El alcohol per sé no es perjudicial para la salud. Es contraproducente un abuso y consumo excesivo, que todos rechazamos.
    Esta inclusión del alcohol en el concepto droga también resulta muy perjudicial en materia de prevención, ya que banaliza el concepto de droga y disminuye la percepción de su riesgo, favoreciendo, además, un consumo inadecuado entre los más jóvenes, por ejemplo.
  3. ¿Es el alcohol compatible con una vida saludable?

    El consumo responsable, sensato y moderado por parte de los adultos permite que el alcohol sea perfectamente compatible con una vida saludable.
    Incluso, científicos y médicos han corroborado los efectos cardiovasculares beneficiosos del etanol o alcohol de origen agrícola presente en todas las bebidas de contenido alcohólico.
  4. ¿Cómo lo absorbe el organismo?

    El alcohol, tomado en cantidades inadecuadas, actúa como una sustancia depresora que afecta al Sistema Nervioso Central, provocando la conocida Intoxicación Alcohólica o borrachera.
    Debido a su bajo peso molecular (46), el alcohol no requiere de un proceso de digestión y es absorbido directamente en su estado original a través de la pared del intestino delgado y de la mucosa estomacal.
  5. En relación con el consumo de alcohol, ¿se puede hablar de grupos de riesgo?

    En la Fundación Alcohol y Sociedad somos los primeros en impulsar la necesidad de luchar contra determinados consumos inadecuados.
    Abogamos por el consumo cero en colectivos de riesgo como:
    • Menores.
    • Conductores.
    • Embarazadas.
    Promovemos siempre un consumo sensato y moderado, que es el que realizan la mayoría de los consumidores españoles.
  6. ¿Qué es la alcoholemia?

    Los gramos de alcohol puro por litro de sangre circulante.
    La alcoholemia aumenta en relación con el volumen de alcohol ingerido y según la graduación de la bebida, cifra está última que corresponde al porcentaje de alcohol puro que contiene dicha bebida, es decir, su concentración por cada 100 ml.
    La absorción por sangre es rápida: el alcohol entra en el riego sanguíneo en 5 minutos y alcanza sus máximas concentraciones en sangre en un tiempo estimado de 30 a 90 minutos.
  7. ¿Qué factores influyen en el nivel de alcoholemia?

    Toda ingestión de bebidas alcohólicas en ayunas favorece un rápido paso del alcohol al torrente sanguíneo, mientras que el beber durante o tras una comida (sobre todo si contiene grasas) hace que el alcohol llegue a la sangre más lentamente, por lo tanto se alcanza un nivel de alcoholemia menor. Con el estómago lleno, las enzimas encargadas de degradar los alimentos tendrán más tiempo para actuar sobre el alcohol.
  8. El alcohol, ¿afecta de la misma forma a ambos sexos?

    El alcohol se diluye en el cuerpo en proporción a la cantidad de agua que el cuerpo posea.
    Al contener el cuerpo de las mujeres una menor proporción de agua y mayor de grasa que el de los hombres, el alcohol queda más concentrado en el cuerpo femenino, alcanzando un mayor nivel de alcoholemia que los hombres a igual cantidad de alcohol ingerido.
    Por esta razón, la fórmula para medir la alcoholemia cambia según lo sexos. Así:
    En los hombres: Gramos de alcohol puro de bebida
    Peso en Kg x 0,7 En las mujeres:
    Gramos de alcohol puro de bebida
    Peso en Kg x 0,6
  9. ¿Qué papel juega el hígado cuando se ingiere alcohol?

    El hígado actúa como una depuradora particular. Transforma el 90% del alcohol en sustancias asimilables por nuestro organismo. El restante 10% se elimina directamente mediante la espiración, la transpiración corporal, la orina, las lágrimas y la leche materna.
    El alcohol se metaboliza más lentamente de lo que se absorbe, por lo que hay que controlar su ingestión. Se trata de evitar que se acumule en el cuerpo y cause embriaguez.
    Sea cual sea la cantidad de alcohol consumido, el hígado metaboliza una media de 8-10 gramos de alcohol por hora en hombres y un poco menos en mujeres.
    La ingestión de grandes cantidades de alcohol puede llegar a provocar un colapso hepático.
  10. ¿A qué otros órganos afecta el alcohol tomado en exceso?

    Principalmente a los siguientes:
    • Sistema Nervioso Central. Un exceso de alcohol circulando en sangre provoca: temblores, lentitud en el pensamiento, problemas de concentración, amnesia o falta de memoria, cambios en el estado de ánimo, mareo y vértigos.
    • Corazón. Puede sufrir insuficiencia cardiaca presentando síntomas como: palpitaciones y dificultad para respirar; hinchazón en piernas, abdomen o alrededor de los ojos; dificultad para realizar ejercicio y esfuerzo físico en general; y, por último, taquicardia e infartos.
    • >Estómago. Irritación de las vías digestivas, provocando gastritis y secreción de ácidos que originan úlceras.
    • Páncreas. La inflamación que provoca en este órgano se manifiesta con: nauseas, vómitos, fiebre, malestar general y mucho dolor.
    • Intestino. Debido a los trastornos que provoca en la absorción de vitaminas, glúcidos y grasas, el alcohol puede provocar desnutrición.
  11. ¿Cómo afecta el exceso de alcohol a las relaciones con el entorno?

    Pueden darse trastornos de ansiedad, de la personalidad, aumento de la agresividad, así como absentismo y disminución del rendimiento laboral. Además, puede provocar alucinaciones, esquizofrenia, amnesia y abuso de drogas.
  12. ¿Qué es el Síndrome de Abstinencia Alcohólica?

    El conjunto de síntomas que aparecen cuando una persona acostumbrada a ingerir grandes cantidades de alcohol, deja de hacerlo bruscamente.
    El alcohol es una sustancia exógena a la que se acostumbra el cerebro. Cuando la persona deja de tomarlo, su organismo queda descompensado y tiene que adaptarse a la nueva situación, lo que provoca un aumento brusco en la excitabilidad de las neuronas.
    De esta forma, el cuerpo se siente mal y aparecen los síntomas del Síndrome de Abstinencia que, principalmente, son: vómitos, náuseas, dificultad para controlarse, temblores, taquicardias, dolores de cabeza, insomnio, depresión, ansiedad, alucinaciones (delirium tremens), alteraciones del pensamiento e, incluso, el riesgo de muerte.
  13. ¿Qué es la tolerancia?

    La adaptación del organismo a una sustancia como el alcohol, de manera que cada vez necesita consumir más para sentir los mismos efectos que antes alcanzaba con una cantidad menor.
  14. ¿Son incompatibles alcohol y conducción?

    Siempre, incluso cuando el nivel de alcoholemia se encuentre por debajo de la tasa legal permitida.
    Conducir alcoholizado incrementa la posibilidad de sufrir un accidente porque se producen los siguientes trastornos:
    • Pequeña disminución en los reflejos y la euforia.
    • Trastornos motores.
    • Subestimación de la velocidad.
    • Aumento del tiempo de respuesta.
    • Falta de coordinación.
    • Pérdida de agudeza visual.
  15. Si eres adolescente, ¿de qué manera te influye el consumo de alcohol?

    El consumo de alcohol interfiere con factores como:
    • El crecimiento.
    • La nutrición.
    • El desarrollo de la personalidad.
    Además:
    • Reduce las capacidades de aprendizaje.
    • Las habilidades sociales e intelectuales
    • Influye en la sexualidad.
    • Afecta a la autonomía de criterios.
    • Disminuye la independencia personal.

Hablar de alcohol como droga o “alcohol y otras drogas” es, además de falso, contraproducente en términos de los esfuerzos de prevención de las drogodependencias.

En la Fundación Alcohol y Sociedad somos los primeros en impulsar la necesidad de luchar contra determinados consumos inadecuados. Abogamos por el consumo cero en colectivos de riesgo como los menores.

Alcohol y conducción son siempre incompatibles, incluso cuando el nivel de alcoholemia se encuentre por debajo de la tasa legal permitida.

El consumo de alcohol en la adolescencia interfiere con factores como el crecimiento, la nutrición y el desarrollo de la personalidad.